¡Hola a todos! En la entrada de hoy os presento los principios básicos del cartonaje. Mi primer organizador realizado con esta técnica fue solo hace medio año y podéis consultarlo aquí. Aunque no he realizado muchos objetos con cartonaje, es una técnica que desde el primer momento me encantó. Se pueden crear cajas, archivadores, organizadores… de mil y una formas diferentes, totalmente personalizados a las necesidades de cada uno. Espero que os guste la entrada y la técnica 🙂

El cartonaje consiste en utilizar trozos de cartón forrados de tela para crear cajas o recipientes con las medidas deseadas. En el organizador de escritorio ya subido, empleé cartón pluma y telas blanca y de flores para crear un diseño con tres baldas, un cajón y un compartimento para revistas o libros. Era el primer trabajo de cartonaje que realizaba y el resultado quedó, sinceramente, mejor de lo que esperaba.

organizador1-1

Materiales

Lo primero es saber que materiales son necesarios para realizar objetos con cartonaje. Entre ellos se encuentran el cartón, telas o cola. Explicaremos a continuación cada uno.

Cartón pluma

El cartón es el elemento base para la realización de cualquier objeto de cartonaje. Podéis aprovechar trozos de cartón de cajas que tengáis por casa o podéis comprar cartón pluma, que es el que yo utilizo. El cartón pluma se comercializa en diferentes grosores. Los de 3 ó 5 mm son los más comunes para el cartonaje. El de 5 mm aportará mayor resistencia al trabajo una vez finalizado. Da igual cuál escojáis pero sí debéis tener en cuenta el grosor a la hora del diseño de vuestro objeto.

Telas

Las telas se utilizarán para forrar los trozos de cartón y darles un bonito acabado. Podéis utilizar una misma tela para todo, o podéis jugar con combinaciones en el interior y exterior. A la hora de adquirir las telas aseguraos de que no son demasiado finas, ya que de lo contrario se podría transparentar la cola.

Cartulina

La cartulina, mejor de color blanco, la empleo entre el cartón y la tela para que quede un mejor acabado.

Cola blanca

Para pegar entre sí la cartulina, la tela y el cartón.

Rodillo y pinceles

Para extender la cola por las superficies a pegar. Lo mejor es tener unos pinceles reservados para pegamentos para no estropear otros.

Espátula

Una espátula puede ser de utilidad para estirar bien la tela en la cartulina y eliminar burbujas y arrugas.

Tijeras, cúter y base de corte

Para cortar tanto los trozos de cartón como la tela y la cartulina.

Alfileres

Las piezas pueden unirse entre sí con cola, pero para aumentar más la resistencia de las juntas yo prefiero emplear alfileres a modo de pequeñas puntillas.

Cinta

Para proporcionar algo más de refuerzo se puede emplear cinta para sujetar el conjunto.

Operación

Veremos ahora paso por paso la forma de realizar un sencillo cajón mediante la técnica del cartonaje. Para ello he utilizado algunos retales de las telas que me sobraron en la realización del organizador de escritorio (los materiales hay que aprovecharlos al máximo 😉 ). El cajón tendrá unas dimensiones exteriores de 8 cm de ancho por 5,5 cm de alto, con una profundidad de 11 cm. El hueco interior quedará con unas dimensiones, por tanto, de 7 cm por 5 cm y por 10 cm de profundidad. Hay que tener en cuenta el grosor del cartón pluma empleado, en este caso de 5 mm.

Comenzamos cortando las piezas necesarias de cartón pluma, cartulina y tela. Las medidas de las piezas de cartón pluma son las siguientes:

  • Base: 11 x 8 cm
  • Laterales: 10 x 5 cm
  • Frontal y trasera: 8 x 5 mm (la frontal con un semicírculo para facilitar la apertura del cajón)

Los trozos de tela deben cortarse más grandes que estas piezas, y el tamaño de las cartulinas variará en función de si son para la zona interior y la exterior. Esto es así porque la zona exterior tiene unas dimensiones ligeramente mayores por el grosor del cartón usado. De esta forma, la cartulina y tela exteriores tendrán las siguientes medidas:

  • Base: 11 x 8 cm
  • Laterales: 11 x 5,5 cm
  • Frontal y trasera: 8 x 5,5 mm

introducción-cartonaje-1

El siguiente paso consiste en pegar la tela y la cartulina interior entre sí, y después al cartón pluma, empleando cola.introducción-cartonaje-2

Con ayuda de una espátula podemos ayudarnos para eliminar burbujas y alisar la tela. Los bordes sobrantes los pegamos por el revés del cartón.introducción-cartonaje-3

Para la ranura semicircular del frontal, podemos usar un trozo de tela y pegarlo según puede verse en la siguiente imagen. De esta forma quedará un borde con un bonito acabado.introducción-cartonaje-4

Una vez tengamos todas las piezas forradas con la tela interior, es hora de comenzar a montar el cajón. Unimos las piezas con alfileres para dotar al conjunto de gran rigidez.
introducción-cartonaje-5

Una vez estén todas las piezas unidas el cajón tendrá este aspecto, con el interior acabado y el exterior todavía por hacer. introducción-cartonaje-7

En la siguiente imagen podemos ver los alfileres que sujetan el cajón, y que luego quedarán ocultos al colocar el exterior. Para reforzar aún más todo, podemos añadir trozos de cinta.introducción-cartonaje-6-8

Lo único que falta es colocar las piezas de tela exteriores. Empezamos por la base, rematando los sobrantes por los bordes laterales del cajón. Luego ponemos las dos piezas laterales. Como se ve en la imagen, doblamos los bordes de tela más largos sobre el revés de la cartulina, y los cortos se pegan al frontal y trasera del cajón.

introducción-cartonaje-9

Por último, colocamos la tela en la parte frontal y en la trasera, con todos los bordes sobrantes pegados por el revés de la cartulina. ¡Nuestro cajón estará terminado!introducción-cartonaje-10

Espero que la entrada os haya sido de utilidad. No dudéis en preguntar cualquier cosa que os surja y espero que os animéis a probar esta técnica si aún no lo habéis hecho 🙂

Pin It on Pinterest